Salsa Bechamel

Seguimos con otro básico, y este es sin duda un auténtico clásico de la cocina. Es una salsa muy polivalente y que se utiliza en muchos platos, pero tiene 2 inconvenientes ( los grumos que se forman al hacerla y el sabor a harina cruda ) que hacen que muchos acabemos comprando la bechamel ya hecha.

Intentaré en este post conseguir que hagais una buena bechamel sin grumos y  deliciosa en pocos minutos y poder servirla en unos canalones, lasaña, pasta etc…

Es importante seguir las proporciones ( cómo en los postres y las masas).

Ingredientes:

– 1 litro de leche.

– 60 gr de mantequilla.

– 60 gr de harina de trigo.

– Sal.

– Nuez moscada rallada.

=> Pon en un cazo de leche a calentar ( esto es importante ya que la leche ha de estar muy caliente cuando la añadas a la mezcla)

=> Tamiza bien la harina para evitar grumos.

=> En otro cazo derrite la harina y deja que cueza formando lo que llaman los franceses una ROUX ( mezcla de harina y mantequilla, base de muchas de sus salsas) ha de cocer hasta coger un color dorado ( no quemado ) y este será el punto para que nuestra bechamel no sepa a harina cruda y tenga ese leve gustito a doradito.

=> Cuando la leche esté hirviendo echar poco a poco a la mezcla sin dejar de remover (con unas barillas mejor) hasta que la leche vaya siendo absorvida por la masa y se vaya separando de las paredes del cazo.

=> Finalmente aromatizar con un poco de nuez mozcada rallada al gusto y sal.

SUGERENCIAS:

La bechamel puede tener varias texturas según para que tipo de platos la utilicemos, por lo que os pongo las proporciones según gustos y platos.

– Salsa Bechamel Ligera: 40gr de mantequilla/40 gr de harina  ( ideal para pasta, espinacas etc…)

– Salsa Bechamel tradicional : 60 gr de mantequilla / 60 gr de harina ( ideal para lasañas y otras pastas )

– Crema de Bechamel : 90 gr de mantequilla / 90 gr de mantequilla ( para hacer croquetas, en este caso se puede aumentar la proporción si nos gustan espesas).

Anuncios